Manuel y Felipe: una pareja de baile en la sociedad santiaguina

Ellos son Manuel y Felipe, una pareja de homosexuales que baila hace más de tres años en las calles de Santiago y juntos se hacen llamar los “Swinger”. Ambos estudiaron teatro en la Universidad Mayor, pero a lo largo de su carrera universitaria se dieron cuenta que amaban bailar en las calles.

¿Para ustedes qué es arte callejero?

Para nosotros el arte callejero es una de las formas más simple de acercar el arte al público que no tiene suficiente acceso para poder ir a verlo. También tiene que ver con llevar el arte a lugares no convencionales donde no se haga, porque hay muchos espacios para hacerlo, pero no son prestados o no está la posibilidad de usarlo. El arte callejero para nosotros, finalmente, es como una especie de entrega de felicidad, amor, cultura y eso es súper importante.

Un pasito para la calle

¿Por qué decidieron salir a bailar en las calles de Santiago?

Decidimos salir a bailar cuando estábamos en el último año de estudios en la universidad. Ahí tuvimos un ramo que se llamaba bailes de salón, donde conocimos a nuestra maestra Francisca Infante y, la verdad, fue ella las que nos impulsó a salir a bailar.  Ella fue las que nos vio bailar y llegó con un par de zapatos de baile para ambos y nos dijo “cómprense un parlante y ahora ustedes tienen que salir a entregar lo que hacen en la calle”. Y así partimos, con los zapatos que nos regaló ella salimos a la calle con mucho miedo al principio eso sí, pero disfrutándolo siempre.

¿En qué lugares de Santiago bailan? ¿Por qué?

Partimos bailando afuera del Centro Bellas Artes, encontramos que ese lugar tiene cultura, no iba a ser tan problemático que bailáramos ahí, la gente nos iba a ver y no iba a decir: ¡Ay, por qué están bailando juntos. Qué asco! Pensamos que hay un poco más de cultura, las mentes están un poco más abiertas en esos barrios. Al poco tiempo se llenó de gente y ahora ya llevamos muchos años bailando en Lastarria.

Nuestra “cuna”, por así decirlo, es el Barrio Lastarria con Villavicencio, afuera del Biógrafo, porque en esa esquina es donde bailamos generalmente. Pero igual hemos bailado fuera del Costanera. Ahí gusta mucho bailar, es una bonita esquina. También en ese lugar nos va muy bien monetariamente, pues hay muchos extranjeros.  Entonces sí, ahí nos va bien, logramos hacernos nuestro sueldo y, la verdad, nos encanta ese barrio, la gente, niños, los abuelos.

¿Qué tipo de música bailan?

Nosotros nos dedicamos al baile de salón: salsa, charlestón, rock and roll, tango, bachata, rumba, mambo, chachachá, vals peruano y vienés, rumba, boleros. En resumen, bailes en pareja.

¿Cómo es la recepción de la gente al verlos bailar?

La recepción de la gente es lo que más nos gusta. Al principio, cuando salimos a bailar, teníamos miedo de cómo íbamos a ser recibidos, ya que dos hombres gais que bailen juntos no es usual. Es algo bello de ver, es una acción política que nosotros hacemos y a la gente le encanta. Estamos sorprendidos de que niños, abuelitos, padres y todos lo acepten. De hecho, hay varios abuelitos que se quedan todo el rato viéndonos e incluso vienen a vernos especialmente el fin de semana siguiente.

Nos hemos generado un público permanente y la recepción es bacán bacán bacán. Eso es lo más gratificante de bailar en la calle, que les guste, que te feliciten, que te abracen, que te digan “qué hermoso lo que hacen”.

Por Josefa Izquierdo
Imagen Cortesía de Felipe.

 

Open mind

¿Han tenido alguna mala experiencia con alguna persona del público?

No, la verdad es que no. Sólo una vez nos pasó que un tipo nos gritó “¡ey, maricones, váyanse!”, pero ha sido sólo esa vez en los tres años que llevamos bailando, entonces es nada.  Los problemas que más tenemos son con el Estado, gobierno y los pacos. Ahora no están permitiendo bailar tanto, o cuando llegan los pacos (corrige Carabineros) nos multan, hasta hay veces que no tienen por qué multarnos e inventan los partes. Una vez nos multaron por vender jugos naturales, o nos apagan la música, hay algunos carabineros buena onda, pero hay otros que son los pacos, pero lo bacán es que la gente siempre nos defiende.

Bailar… ¿Lo hacen por “amor al arte” o para tener algún ingreso extra?

Nosotros lo hacemos porque amamos bailar, nos encanta. Entonces sí, lo hacemos por amor al arte y también para tener ingresos extras. Nos va bien y nos hacemos sus buenas lucas, pero si no amáramos bailar, yo creo que no lo haríamos. Amar bailar siempre, por sobre todo.

¿Qué falta en Chile para fomentar o tener una mejor apreciación hacia los artistas (arte) callejero?

Falta cultura por parte del mismo Estado, deben permitir que uno se ponga hacer su arte en lugares públicos. Tampoco deberían existir leyes que te prohíban hacer arte en las calles. El arte sirve para la salud, el conocimiento, pensar, para reír, llorar, amar y creo que Chile es un país frío y al Estado le da miedo que tomemos las riendas de esto. Falta valorar al artista callejero y una ley que nos permita hacer nuestro arte libremente. Una de las cosas que más nos gusta es salir a las calles, lo amamos y ahora está difícil, nos están prohibiendo hacer y ver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.